Revisión Médica Después de un Accidente

Cortesía de: Clínica Médica Familiar

Clinica Médica Familiar

El Latigazo es la lesión más habitual en los accidentes de coche. La secuencia es casi siempre la misma: nos encontramos con un alto inesperado, frenamos de forma brusca y, el conductor que viene detrás (quien probablemente no guardó la distancia de seguridad) nos embiste.

Nuestra columna se ve sometida entonces a un movimiento muy rápido y brusco, primero de flexión y, luego, de extensión, que, en numerosas ocasiones causa un esguince. Es lo que se conoce popularmente como “latigazo cervical” y, aunque parezca mentira, se trata de un síndrome –o, más bien, una experiencia traumática– sobre el que existe una enorme discusión médica.

Podríamos pensar que el latigazo cervical es un problema contemporáneo, pero en realidad se remonta al siglo XIX, cuando empezaron a transitar los primeros trenes de pasajeros y con ellos los primeros choques que, generalmente, eran traseros.

Los pasajeros que sufrían estos accidentes mostraban un conjunto de síntomas que incluían dolor de espalda, de brazos, dolores de cabeza, problemas de audición, ansiedad, insomnio, mareos, disminución del deseo sexual, e incluso, problemas de memoria. Estos síntomas solían aparecer en ausencia de ninguna lesión visible.

La afección empezó a conocerse popularmente como columna vertebral de tren, una expresión acuñada por el médico John Eric Erichsen en 1882, que creía que todos estos problemas podían estar causados por el choque brusco, tanto hacía atrás como hacía adelante de la espina dorsal. Hoy tenemos la certeza que, en efecto, es este mecanismo el que puede desatar todos estos problemas (algunos, claro está, con mucha más frecuencia que otros), pero sigue sin estar claro por qué muchos de estos síntomas, sobre todo el dolor de cuello, se vuelven crónicos.

Para empezar hay que recalcar que el latigazo cervical no es una enfermedad, sino una experiencia traumática, con resultados variables.

La mayoría de los golpes que son por detrás son leves, y producen una contractura que ocasiona que la columna quede más recta de lo habitual. Cuando el choque es demasiado violento y los ligamentos se estiran demasiado se produce un esguince cervical, pero no es algo que ocurra en la mayoría de los casos. Expertos aseguran que, si se tratan oportunamente este tipo de lesiones se deberían de solucionar en dos o tres semanas. Pero hay casos, en torno a uno de cada diez, en que el problema se hace crónico, –la mayoría de las veces, porque no se atienden oportunamente–. Y para estos pacientes el diagnóstico puede ser enormemente complejo, más caro y en ocasiones ya no son cubiertos por la aseguranza.

Por lo anterior, en esta temporada invernal, que es cuando aumenta el riesgo de accidentes, recomendamos a la comunidad que, si desafortunadamente llega a verse envuelto en un accidente, busque la atención médica de inmediato y la asesoría de personal experto en accidentes.

En Clínica Médica Familiar contamos con proveedores de salud experimentados en este tipo de lesiones y con personal amable y profesional que puede ayudarle a hacer los trámites ante la compañía de seguros, y de ser preciso, podemos referirle a un abogado especializado en accidentes, que hable español y que esté comprometido en pelear por usted si fuera necesario.

Para mayores detalles visite nuestra oficina o llámenos al 1-888-399-0930. Dale LIKE a nuestra página de Facebook y entérate de las especiales de cada mes. Consulta el anuncio de la contraportada de esta revista para aprovechar la promoción.