Cuidado con el Celular

Por: Cirilo

En una de las tantas reuniones de alguna de todas las Cámaras de Comercio que hay en esta ciudad, un grupo de ejecutivos y pequeños empresario departen felizmente cuando, de repente, comenzó a sonar un teléfono celular. Debido a la insistencia del timbre, uno de los hombres lo atendió un poco tímido, suscitando la siguiente conversación:
-¿Hola?-
“¿Querido?”
-¿Querida?¡Que mal se escucha la línea!-
“¿Estas en la reunión de la Cámara?”
-Sí-
“Pues fíjate que yo ando de shopping y ¿qué crees? Estoy viendo un smart TV de pantalla curva, Samsung ¡¡¡magnifico, hermoso!!! Seguro que el súper bowl se verá padrísimo en esa pantallota. ¿Qué opinas? ¿Te gustaría que te lo comprara?”.
-¿Cuánto cuesta?-
“Unos 1,800 dólares, nada más”.
-Bueno, está bien, cómpralo si tanto te gusta.-
“¡Ahh! Acabo de pasar por un concesionario de mercedez y vi el último modelo. ¡Es fantástico! Hablé con el vendedor y me dijo que nos da precio de amigos”.
-¿Cuánto es el precio de amigos?-
“Mi amor, son sólo 65.000 dólares.”
-¡¿Tan barato?! Bueno, okey. Pero por ese precio lo quiero bien equipado, asegúrate de eso.-
“Escúchame, cariño, antes de cortar… ¿te puedo pedir otra cosita?”
-Ahora ¿qué?-
“Hoy en la mañana pasé a la oficina de Dora, ya sabes, la Realtor, y me dijo que la casa que vimos el año pasado está en venta. ¿Te acuerdas de aquella con la piscina, jacuzzi y área para asar carne en el patio trasero, completamente aislada y vista a todo el valle?”
-¿Cuánto están pidiendo?-
-Solamente 750,000 dólares, ya vez que con estos líos de las hipotecas los bienes raíces se han devaluado mucho.

¿No te parece increíble el precio? ¿Qué opinas? ¿No crees que debieras aprovechar esta oportunidad?”
-Bueno, pero ofrece máximo 720 mil dólares, con el mercado tan caído, de seguro que te los aceptan.-
“Cariño, ¿recuerdas que mamá quería venir a vivir con nosotros?¿Te parece que la invite por un mes, a modo de prueba… y el mes que viene lo volvemos a hablar?”
-¿No se te hace que ya estás pidiendo demasiado?-

“Porfas honey, di que sí, y en la noche te hago lo que más te gusta.”

-Buueeeeno, pero no me pidas nada más.-
“Okey mi amor, ¡gracias! Bye bye ¡¡¡Te quiero!!!”
-Chao chao, yo también.-
Después de cortar, el hombre se dirigió al grupo de business guys y gritó:
-¡Hey!… ¿DE QUIÉN ES ESTE CELULAR?