La Salud de los Niños

Cortesía de: Clínica Médica Familiar

La salud del niño va más allá de la ausencia de enfermedades, pues el periodo de la infancia hasta la adolescencia es tan importante que marca el desarrollo y calidad de vida en la edad adulta. Por ello, la salud infantil comprende su bienestar en todos los aspectos tanto físico, mental, emocional como social.

Asimismo, gracias a los avances en el desarrollo de medicamentos cada vez más eficaces que han permitido disminuir índices de mortalidad por infecciones, malnutrición y malas condiciones de higiene o ambientales, el concepto de salud implica algo más que no estar enfermo.

Pediatría, es la rama de la Medicina que se ocupa de la salud del ser humano desde su nacimiento hasta el final de la adolescencia.

El o la Pediatra trabaja para mantener niños saludables y enfoca su atención a los aspectos emocionales, educativos e incluso ambientales, además de la prevención y el tratamiento de enfermedades durante la infancia y adolescencia.

Para ello, recomiendan procurar la salud del niño mediante revisiones médicas periódicas. Los bebés deben ser revisados mensualmente, aunque a medida que se acercan al primer año, suelen necesitar ir al pediatra con menor frecuencia. En el caso de niños sanos mayores de 2 años y hasta la adolescencia deben acudir por lo menos una vez al año a consulta médica.

Este tipo de revisiones médicas son muy importantes para el cuidado de la salud infantil, pues mediante exámenes y exploraciones de rutina es posible vigilar el desarrollo del niño, asimismo son excelente oportunidad para detectar o prevenir cualquier anomalía.

Además de este tipo de consultas pediátricas regulares, los niños deben recibir atención médica de inmediato en los siguientes casos:

-Fiebre mayor a 38.8 ºC.

-Dolor de cuerpo, articulaciones y garganta, frecuentes.

-Dificultad para respirar, ya sea por alergia, intoxicación o ahogamiento.

-Lesiones, fracturas, traumatismos por accidente.

-Problemas para dormir o cambios de conducta.

-Erupciones o infecciones en la piel.

-Evacuaciones frecuentes, con moco o sangre en heces, por más de 24 horas.

-Pérdida o ganancia de peso, rápida en poco tiempo.

Vacunas, escudo protector de la salud infantil

Un recurso sin duda indispensable para cuidar la salud de los niños son las inmunizaciones o vacunas, ya que ayudan a protegerlos contra enfermedades e infecciones. Durante las revisiones médicas periódicas se deben administrar las primeras dosis y a lo largo de la infancia hasta la adolescencia.

Las vacunas suelen causar efectos secundarios leves y excepcionalmente, reacciones adversas graves; sin embargo, los beneficios superan en gran medida la incidencia de problemas de salud como consecuencia de la inmunización.