El Desempeño del Yerno

Por: Cirilo

Esta es la historia de doña Eufrocina, una señora por demás fisgona, metiche y curiosa, en todo quería estar menos en misa porque la ponía a la vergüenza el cura con sus sermones. A tal grado era su curiosidad que a cada hija que se le casaba le pedía que a la mañana siguiente a su noche nupcial le llamara para contarle cómo había sido el desempeño de su marido en esa noche de apertura, bueno, apertura en la vida matrimonial, para no ser tan exigentes.
Como se suponía que el fulano estaría muy pegado y al pendiente de cada movimiento de la susodicha informante, la madre les sugería que utilizaran el lema de algún anuncio publicitario.
Conociendo la curiosidad de la madre, esta petición no sorprendió a ninguna de las tres hijas y con tal de que no se sintiera abandonada u olvidada las tres, a diferente fecha, hicieron la llamada para informar de esa manera tan peculiar, la calidad de faena que habían sostenido la noche de “su estreno”… como esposas.
Así, luego de su primera noche, la hija mayor la llamó como a eso de las 11 y 45 de la mañana y sólo le dijo: NESCAFÉ.
Doña Eufrocina al escuchar el nombre de ese producto y nada más, se quedo confundida y ansiosa por saber lo que esa palabra encerraba como mensaje, así que buscó en revistas periódicos, encendió la radio, y la televisión esperando ver o escuchar el anuncio de tal pecaminoso producto. No fue sino hasta que ya el astro rey se ocultaba cuando la doñita vio por el canal de las estrellas el anuncio de NESCAFE que decía:
“SATISFACCIÓN HASTA LA ÚLTIMA GOTA”.
Tiempo después se casó su segunda hija, a quien desde luego le hizo la misma recomendación pero en este caso la llamada tarda en llegar dos días y nuevamente sólo escucha la voz de su sacrosanta hijita que murmura entre suspiros:
COLCHONES SPRING AIR.
Otra vez la curiosidad casi mata de ansiedad a doña Eufrocina quien de inmediato, y como si le patinara el coco, se pone a buscar la publicidad de los susodichos colchones. Cuando finalmente encuentra la edición más reciente de El Semanal México, con el anuncio de Spring Air y el eslogan que dice:
“VIVE LA VIDA CON TU KING SIZE” (extra grande).
Por último se casa la más pequeña e inocente de las hijitas de doña Eufrocina, y desde luego que ésta no iba a ser la excepción, por lo tanto recibe la misma instrucción, sólo que la muy desobediente hizo la llamada hasta una semana después, y casi sin voz le susurra a la sacrosanta y chismosa madre:
AMERICAN AIRLINES.
Esta vez doña Eufrocina toma las cosas con más calma pues sabiendo del pudor y recato de su chiquilla se imagino que la descripción de aquello tan intimo y que concierne sólo a los dos que participan, pues sería algo no muy novedoso, así que cuando termino de zurcir los calzoncillos de su marido buscó detenidamente en la sección amarilla, en el apartado de “Aerolíneas” y entre tanta página se encontró con un anuncio de hoja completa, a todo color que abajito del emblema y nombre de la aerolínea incluía su frase publicitaria que decía algo que casi le provoca un infarto:
“4 VECES AL DIA, 7 DÍAS A LA SEMANA, LOS 365 DÍAS DEL AÑO, TODAS LAS RUTAS.”