Educando a los Hijos con el Ejemplo

Autor desconocido

Se ha dicho insistentemente que en la educación de los hijos cuenta más lo que hacemos que lo que decimos y para muestra les presento el siguiente ejemplo:

En una fila para darle a la piñata podrás entender muchas cosas.
1.- Está la mamá que le dice a su hijo “ponte aquí” sacándolo de la fila y jalándolo del brazo para colocarlo hasta enfrente, brincándose a los demás.
2.-Está otra mamá diciendo que pasaran a su hijo primero, porque ya se iban.
3.- Otra que sordamente dejó que sus hijos se metieran a la fila.
4.- Un niño que le gritaba al organizador: “señor, se están metiendo a la fila”
5.- Un señor organizador que no le hacía caso al niño que gritaba que se estaban metiendo.
6.- Una mamá que se aguantó el reclamar, por no generar incomodidades y que después de larga espera para ver a su hijo golpear la piñata, ve como el organizador canta lo más rápido que puede el “dale dale” y le retira el palo.
7.- Una mamá que no tiene a su hijo esperando para darle a la piñata, pero se para al frente de la fila con su bebé en brazos, pone orden y organiza la fila.

Y así, los hijos van aprendiendo que:
1.- Se vale hacer trampa y pasar por encima de los demás.
2.- Que su tiempo vale más que el de los otros.
3.- Que puedes hacer el mal si los demás no se dan cuenta.
4.- Que si denuncias no te escuchan.
5.- Que una autoridad no siempre es justa.
6.- Que callar no siempre es buena opción y que respetar no siempre hace que te respeten.
7.- Que no todo está perdido.

- Advertisement -

Algo tan sencillo como la fila para el “dale dale” te da pista de que todo comienza en casa.

Me queda claro que cada mamá y papá criamos como podemos, con lo que tenemos y con lo que no tenemos, ¡damos el máximo!

Se vale equivocarnos, pero también se vale cuestionarnos y reprogramarnos.

Te invito a creer que eso que perece tan sencillo o intrascendente, es lo que toman de parámetro nuestro hijos como manera de comportarse ante los demás.