De Abuelitos y Algo Más

Tiernos, crueles y algo más...

El oculista es mejor que la escuela
Un viejito va al oculista, quien le dan unos anteojos, y el viejito le pregunta al oculista:
“¿Está seguro que con estos anteojos voy a poder leer bien?”
A lo que el ojero responde:
-Por su puesto que ¡Sí!-
El viejito contento los toma y replica:
“¡Qué bueno, porque no sabía leer!”

La crueldad de los nietos
La abuela pregunta al nieto:
-Niño, ¿Cómo se llama tu amigo, el que siempre me esconde las cosas?-
Y el niño le contesta:
“Alzheimer, abuela, Alzheimer.”
La abuela vuelve a preguntar:
-¿Y ese otro que me pone tan nerviosa? ¿Cómo se llama?-
El nieto le dice:
“Parkinson, abuela.”

Soluciones crueles
Se encuentran dos amigos y le dice uno al otro:
-No sé qué hacer con mi bisabuelo, se come las unas todo el tiempo.-
“Al mío le pasa igual, pero le quite la maña de sopetón.”
-¿Cómo? ¿Le amarraste las manos?-
“No, le escondí los dientes.”

¡Qué Diagnóstico!
Va un anciano de 80 años al médico y le dice:
“Doctor, la pierna izquierda me duele mucho.”
A lo que el doctor le responde:
-No se preocupe abuelo, que eso es por la edad.-
Y el anciano le contesta:
“Ah sí, pues no le creo fíjese, por que la otra tiene los mismos años y no me duele.”

Humor Boricua
En una entrevista de trabajo para escoger taladores de árboles están un brasileño, un estadounidense y un puertorriqueño:
Entrevistador: ¿Y ustedes que experiencia tienen?
Estadounidense: Pues mi estar en Cánada cutting all kind of trees.
Brasileño: Eu estava no Brasil na Floresta Amazônica.
Puertorriqueño: Pues yo estuve en el Sahara.
Entrevistador: ¡Pero si en el Sahara no hay árboles!
Puertorriqueño: ¡Eso es ahora chico!