La Independencia de México

…desde otra perspectiva

La independencia de México fue la culminación de un proceso histórico ocurrido entre los años 1810 y 1821, que llevó a que el virreinato de la Nueva España se separase de España y comenzara su andadura independiente. A decir verdad, estos cambios políticos no tuvieron reflejo en las estructuras políticas, sociales y económicas virreinales, que prácticamente se mantuvieron intactas. Es cierto que hubo un intento de revolución social y política al principio con los movimientos de Miguel Hidalgo y José María Morelos desde 1810 hasta 1815, pero fueron derrotados y no tuvieron mayor trascendencia que el haber iniciado los enfrentamientos y dividir a la población.

Antes de continuar, me gustaría aclarar que esta guerra revolucionaria que se iba a desatar no era una guerra de México contra España, como la historia oficial trata de imponer, sino una guerra entre dos bandos compuestos por los mismos elementos de la sociedad novohispana: españoles, criollos, mestizos e indígenas, que lucharon entre sí encarnizadamente. Fue una guerra civil total entre hermanos. Algo muy similar a lo que ocurrió en el resto de las guerras de independencia hispanoamericanas, a lo largo y ancho del continente.

La independencia final no surgió de esas revoluciones populares, sino de un movimiento conservador que, ante la caída del absolutismo de Fernando VII en 1820, reaccionó y trató de evitar que los liberales tomaran el poder. Estos grupos privilegiados, alta burguesía comercial, nobleza y alto clero, confabulados con el virrey Juan Ruiz de Apodaca, impusieron al general realista Agustín de Iturbide como comandante de los ejércitos, y ejecutaron un plan para lograr la independencia lo antes posible, con la idea de evitar que los liberales impusieran su ideología.

- Advertisement -

Iturbide se reunió con los insurgentes que aún quedaban y mediante el Plan de Iguala cesaron los enfrentamientos. Días más tarde, ante la llegada del nuevo capitán general enviado desde España por los liberales, de nombre Juan de O’Dojonú, Iturbide se reunió con él y firmaron los Tratados de Córdoba, con los que se ordenaba a los ejércitos realistas el cese de las acciones militares y se reconocía la independencia del Imperio mexicano. Finalmente se firmó el Acta de Independencia el 28 de septiembre de 1821, tras la toma pacífica de la Ciudad de México por el Ejército Trigarante comandado por Iturbide.

Se puede decir que la lucha que inició el Cura Miguel Hidalgo y Costilla la madrugada del 16 de septiembre de 1810, con todos los demás insurgentes que ya conocemos, concluyó el 28 de septiembre de 1821 y tuvo tres etapas o fases principales:

1ª etapa de 1810 a 1814-15: En este período en España gobernaba Napoleón Bonaparte a través de su hermano José I, mientras que en la Nueva España se produjeron las revueltas de los curas Hidalgo y Morelos cuyo levantamiento se ejecutó en nombre del rey Fernando VII y para defender a la religión de los liberales franceses. Ambos fueron derrotados, fusilados y sus movimientos disueltos.

2ª etapa de 1814 a 1820: Napoleón es expulsado de España y Fernando VII vuelve al poder e impone de nuevo el absolutismo ilustrado derogando la Constitución liberal de 1812. En Nueva España fue un período de relativa calma con unos pocos ejércitos insurgentes que no ponían en riesgo la estabilidad del virreinato. El virrey Apodaca ofreció el indulto a los insurgentes para que dejasen las armas y muchos se acogieron a él. En 1817 tuvo que enfrentarse a una expedición organizada y encabezada por el militar liberal español Francisco Xavier Mina y el exfraile Servando Teresa de Mier que transportó desde Inglaterra y Estados Unidos 300 voluntarios ingleses y americanos que trataron de relanzar los enfrentamientos pero en poco tiempo fueron vencidos.

3ª etapa 1820- 1821: Alzamiento en España del liberal-masón Rafael de Riego que obliga a Fernando VII a jurar la constitución liberal de 1812. Estos hechos alarman a las oligarquías novohispanas que nunca habían apoyado a los insurgentes y organizan una conspiración para independizarse de España y así no caer en manos de los liberales. Es decir, ahora eran los realistas, los que habían defendido al virreinato, quienes conspiraban y exigían la independencia.

A la confabulación de los miembros de la iglesia y la aristocracia novohispana, -por la pérdida de privilegios que los hechos suponía para ellos, se le conoció como la Conspiración de la Profesa, aunque algunos historiadores niegan que dicha conspiración existiera, y que mediante ella atrajeron al general Agustín de Iturbide a su bando ofreciéndole su plan, con el propósito de declarar unilateralmente la independencia para evitar que la constitución fuera impuesta.

Finalmente el 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante entra en Ciudad de México y se consuma la independencia. Al día siguiente la Junta Provisional Gubernativa inició su primera sesión en donde 38 miembros juraron el Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba. Por la noche se firmó el Acta de Independencia del Imperio Mexicano. Independencia que no fue reconocida por el gobierno español hasta el año 1836.

Con información de: Historias del Nuevo Mundo.
Imagen: Mural de la Independence por Juan O’Gorman. Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, Ciudad de México.