Guerra de Géneros

Humor entre trompadas

Un domingo
Aún no había comenzado la misa. Algunos conversaban bajito; otros rezaban.
De repente se aparece el diablo frente a la congregación. Todos salen disparados en estado de pánico. Todos… menos un viejito que ni se movió. El diablo le clavo una mirada fulminante y le dijo:
-Y tú ¿No me tienes miedo?-
A lo que el anciano le contesta:
“Miedo a ti, ja ja ja, si estuve casado con tu hermana por más de 30 años.

Desahuciada
Se encuentran dos amigas y una llorando le dice a la otra:
-Mi médico me ha dado solamente una semana de vida.-
“Bueno, te dejo a mi marido por esta semana.”
-Pero y yo, ¿para qué quiero a tu marido?”
“Porque con él en tu casa, la semana te va a parecer toda una eternidad.”

Pregunta sin respuesta
-Papá, ¿Por qué te casaste con mamá?
-Tu tampoco te lo explicas, ¿verdad hijo?

El filósofo del pueblo
-María, tú me estás engañando con el filósofo ¿verdad?
“Eso no son más que falacias Pedro, simples falacias.”

Más Vale Maña que…
Cuatro hombres casados van a pescar… después de una hora, se escucha la siguiente conversación:
Hombre 1:
-No tienen ni idea de la que tuve que hacer para venir a pescar este fin de semana. Tuve que prometer a mi señora que pintaría toda la casa el próximo fin de semana.-
Hombre 2:
–Eso no es nada. Yo tuve que prometer que le construiría un deck en el patio trasero, con todo y techo.–
Hombre 3:
—Pero hombre, se quejan por nada. Yo tuve que prometerle que remodelaría la cocina completa, incluyendo el cambio de todos los gabinetes y electrodomésticos.—
Y así, continúan pescando hasta que se dan cuenta que el cuarto amigo no había dicho una sola palabra, y deciden preguntarle:
-Y tú no has contado nada de lo que tuviste que prometer para venir a pescar este fin de semana. ¿Nos vas a decir que no tuviste que prometer nada?
Hombre 4:
“Yo puse el despertador a las 4:30 a.m. Y cuando sonó, me acerque al oído de mi mujer y le dije: ¿Hacemos el amor ahora o me voy a pescar? Y ella me contesto: Abrígate bien y pesca mucho.”