Mes de la Herencia Hispana

Entre los días 15 de septiembre y 15 de octubre

Entre los días 15 de septiembre y 15 de octubre, Estados Unidos celebra y reconoce los méritos y la influencia de los hispanos y latinoamericanos en su patrimonio y su cultura, bajo el marco denominado Mes de la Herencia Hispana.

La fecha fue escogida por la coincidencia de cinco aniversarios de independencia de países latinoamericanos: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, todos ellos en 1821. Asimismo, México, Chile y Belice celebran su independencia el 16, 18 y 21 de septiembre, respectivamente.

Antecedentes
El 17 de septiembre de 1968, el presidente Lyndon Baines Johnson firmó la legislación patrocinada por el entonces representante demócrata de California, George Edward Brown, denominada The National Hispanic Heritage Week Bill (la P.L. 90-498), que autorizaba la designación de la semana del 15 de septiembre como el lapso de celebración del patrimonio hispano en Estados Unidos.

- Advertisement -

Desde entonces, los presidentes han publicado declaraciones y han invitado a la Casa Blanca a miembros reconocidos de la comunidad hispana, resaltando su importancia en la sociedad estadounidense, a través de los medios de comunicación y la creación de redes de colaboración con activistas independientes dentro y fuera de la comunidad.

En 1987, el representante californiano Esteban torres, presentó la H.R. 3182, una propuesta que instaba a la expansión de la Semana de la Herencia Hispana, transformándole en un mes entero de celebración y reconocimiento. Esta propuesta no fue aprobada inmediatamente, pero el senador Paul Simon de Illinois presentó una propuesta similar un año después, que finalmente sería aprobada por el Congreso y firmada por el presidente Ronald Reagan el 17 de agosto de 1988.

El Mes de la Herencia Hispana también recuerda la importante presencia de los hispanos y latinoamericanos en el país, desde el encuentro de Cristóbal Colón con las tribus indígenas, hasta los primeros asentamientos en Alta California, atravesando la provincia española de Texas y la fortaleza de San Agustín en Florida, conocida como el primer asentamiento colonial de hispanos en América del Norte, fundada en 1513, 94 años antes de que los ingleses atracaran en Jamestown.

Como dijo el representante de Michigan Dale Kildee en 1988: “también conmemoramos el crecimiento de la cultura de nuestra nación, ampliada y enriquecida considerablemente por sus ciudadanos hispanos”.

El Hoy y el Mañana
Según el Pew Research Center, la importancia y el impacto de la comunidad hispana dentro de Estados Unidos actualmente se refleja en las importantes cifras dentro de la población total, de la cual representan el 18% (unos 57 millones de personas), siendo el segundo rango demográfico más grande en el territorio.

Desde el año 2000, la fuente primaria del crecimiento demográfico latino ha sido el nacimiento de segundas generaciones dentro de Estados Unidos, sustituyendo así a las primeras generaciones de inmigrados. Entre el año 2000 y el 2010, nacieron 9.6 millones de latinos en este país, que ahora representan un tercio de la población hispana y que son el motor joven de la economía de Restados Unidos.

Diferencia entre Hispano y Latino
Es preciso aclarar que el concepto de la ‘Hispanidad’ no incluye ninguna nota racial que pueda señalar diferencias poco agradables entre los diversos elementos que integran a las naciones hispanas. Es un nombre de ‘familia’, de una gran familia de veinte naciones hermanas, que constituyen una ‘unidad’ superior a la sangre, al color y a la raza de la misma manera que la ‘Humanidad’ abarca sin distinción a todos los hombres de todas las razas, como miembros de una sola familia humana. Es una denominación que a todos honra y a nadie humilla.

¿Qué es un hispano? Cuando llegamos por primera vez a este país y comenzamos a llenar los formularios de escuela, trabajo, iglesia o médicos, nos enteramos -con asombro- que; chilenos, colombianos, argentinos, uruguayos, peruanos, venezolanos, bolivianos, salvadoreños, hondureños, ecuatorianos, paraguayos, dominicanos, nicaragüenses, guatemaltecos, panameños, costarricenses, puertorriqueños, cubanos, mexicanos y españoles, además de tener en común el hablar Español y compartir la mayoría la fe católica, en este país -erróneamente- formamos parte de una nueva raza: la raza hispana. Mientras vivimos en nuestros países somos blancos o negros o mestizos o mulatos, pero al trasladarnos para acá, cambiamos de raza: «Hispanic».

Definiciones
Según la Real Academia Española de la Lengua…
Hispano es un apalabra derivada del latín «hispanus»// perteneciente a Hispania.// Equivalente a España.// por lo tanto es perteneciente o relativo a naciones de Hispanoamérica.

Hispanoamericano: dícese de los países de América en los cuales se habla el Español.// y también es relativo a los individuos de habla española nacidos o naturalizados en esos países. Aunque latino e hispano se usan como sinónimos no lo son. Los latinos eran las personas naturales del Lacio, región que circundaba a la ciudad de Roma, en Italia. También se les llama así a las personas naturales de los pueblos de Europa y América en que se hablan lenguas derivadas del latín, entre ellas español, francés, portugués, italiano, etc.

Latinoamericano: es el conjunto de los países de América colonizados por naciones latinas: España, Portugal y Francia, -y los individuos nacidos en esos países.

Un claro ejemplo de la confusión que existe entre los conceptos de lo que es hispano y latino se originó hace unos años cuando para celebrar el Mes de la Hispanidad, la Casa Blanca invitó al cantante brasileño Alexandre Pires, quien cantó en Inglés y en Portugués, lástima que se olvidó de cantar en español, justo en el día de la hispanidad, ¡qué ironía! ¿no les parece?