La Salud y El Día de Acción de Gracias

Por: Clínica Médica Familiar

El 22 de noviembre, se celebra “Thanksgiving”- el Día de Acción de Gracias, en que la familia y las amistades se reúnen para agradecer las bendiciones que recibimos a diario con una gran cena. Muchos, sin duda, darán gracias por la vida y por la salud, y que importante que así sea, porque… ¿Qué podríamos hacer o disfrutar sin ellas?
Con este feriado que se aproxima sabemos que nuestra dieta va a sufrir pero, ¡no se preocupe! Aquí le damos unas sugerencias para ayudarle a comer un poco saludable y lo que debe hacer después de la cena del Thanksgiving.
¿Qué es un plan de alimentación saludable?
Una de las mejores maneras de darle al cuerpo la nutrición que necesita es comiendo a diario una variedad de alimentos y bebidas con alto contenido nutritivo. Un plan de alimentación saludable incluye:
– Una variedad de frutas ya sean frescas, congeladas o secas, en lugar de jugos de fruta.
-Vegetales de color verde oscuro como la espinaca u otras verduras, vegetales anaranjados como la zanahoria, además de diferentes tipos de alverjas y frijoles.
-Alimentos con un alto contenido de calcio como la leche o el yogur descremado (“fat free”) o semidescremado (“low fat”). Si usted no tolera la leche, escoja alimentos lácteos sin lactosa o bebidas o alimentos enriquecidos con calcio.
-Productos de granos integrales como panes, cereales, galletas, arroz y pasta.
-Carnes magras, pollo y otras aves de corral, frijoles, huevos, nueces y semillas.
También debe escoger y preparar alimentos bajos en grasas saturadas, en ácidos grasos trans (“trans fats”), colesterol, sal (sodio) y azúcares agregados.
Sugerencias para comer saludablemente
Siga estas sugerencias para mantenerse en su plan de alimentación saludable:
-No deje de desayunar, almorzar y cenar. Si se salta alguna de las comidas, es posible que su metabolismo se haga más lento o que en la próxima comida usted coma alimentos con un nivel más alto de calorías y grasas.
-Reduzca la cantidad de grasa y calorías en sus comidas eligiendo carnes magras, pescado, pechuga de pavo o pollo sin pellejo. Al envejecer, su cuerpo necesita menos calorías, especialmente si no hace mucha actividad física.
-Los productos derivados de la leche tienen un alto contenido de calcio y vitamina D y ayudan a mantener los huesos sanos al envejecer. También puede preguntarle a su proveedor de atención médica si debe tomar un suplemento de calcio y vitamina D.
-Mantenga a la mano refrigerios con alto contenido nutritivo como los albaricoques secos, las galletas de granos integrales, y las sopas bajas en sodio. Sólo coma porciones pequeñas de los albaricoques secos y de otros alimentos con muchas calorías. Limite las veces que coma alimentos altos en grasa o en azúcar, como las tortas, caramelos, papas fritas y bebidas gaseosas o sodas.
-Tome muchos líquidos. Es importante acordarse de tomar líquidos a lo largo del día para asegurarse de que no se deshidrate.
-Reduzca la cantidad de sal que usa a menos de 2.300 mg de sodio por día (alrededor de 1 cucharadita de sal). Compre productos que sean bajos en sodio (“low sodium”). Escoja y prepare alimentos con poca sal.
Comer saludablemente y mantener una rutina de actividad física son clave para la buena salud a cualquier edad. Pueden ayudarle a disminuir su riesgo para la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades del corazón, el cáncer y otras enfermedades crónicas. También ayudan a evitar la depresión y a mantener su mente ágil. Si usted tiene algún problema de salud o preocupación en especial, hable con su proveedor de atención médica para obtener consejos más específicos. Recuerde, nunca es demasiado tarde para hacer cambios saludables en su vida.