Tu Corazón: “Amor y Salud”

Por: Clínica Médica Familiar

Desde tiempos antiguos se relaciona el corazón como centro de las emociones humanas, eso decían los egipcios. Más bien por el ritmo cardiaco, si estamos alegres o enamorados late a todo lo que da; si estamos tristes, parece que se va a parar. En fin, todo lo que sentimos, el corazón lo señala con el ritmo. Tal vez porque el corazón es el que maneja todo el cuerpo como si fuera su motor, y el amor es el motor de la vida.
El corazón, además relacionarse con los sentimientos y el amor, es también un órgano clave en el mantenimiento de la vida. Junto al sistema circulatorio se encarga de abastecer a las células de todo el organismo de oxígeno y nutrientes a través de la sangre. Cuidándolo, cuidamos nuestra vida.
El ejercicio físico es un aliado de nuestro corazón
Han quedado demostrados sus beneficios para prevenir el sobrepeso o la diabetes, reducir el colesterol, cuidar la salud del corazón y de las articulaciones, o mejorar la capacidad física. Es recomendable que el ejercicio sea dinámico y prolongado, y nunca llegue a extremos de agotarnos. Los ejercicios más recomendables son la natación, o caminar a paso rápido por media hora, por lo menos 3 veces a la semana.
¿Qué tal si planeas actividades físicas con tu familia?
Podrían ir al parque, a las montañas, o a nadar al centro recreativo del vecindario. Hay muchas actividades divertidas las cuales nos ayudan a tener un estilo de vida “movido”, y sin gastar mucho o casi nada.
Otras de las causas que aumentan el riesgo cardiovascular es el desequilibrio en nuestra forma de alimentarnos.
Es fundamental mantener un peso saludable y reducirlo en casos de obesidad. Muchos estudios señalan la relación entre sobrepeso y aumento de la tensión arterial.
La variedad de alimentos, sin excesos, es la principal fuente de salud
Prepara platillos que incluyan alimentos variados, consume menos carnes rojas, aumenta el consumo del pescado y carnes blancas. Una alimentación variada debe incluir frutas, verduras, lácteos, cereales y legumbres.
Evita el consumo de bebidas gaseosas tales como refrescos o sodas. Deja por completo las bebidas alcohólicas y abandona el hábito del tabaco; este es sumamente dañino para el corazón.
Entre otras cosas que perjudican nuestro valioso corazón está el estrés
Debemos evitar el estrés, los disgustos y sobresaltos. Hay que tomarse las cosas con tranquilidad ya que por muy grande que sea el problema, más grave seguramente será el efecto que una preocupación excesiva causará en nuestro organismo. ¡Tranquilo, cuenta hasta 10!
Y por último, descansar más y mejor
Respetemos las horas de sueño a un mínimo de 7-8 horas cada noche. Está comprobado que tendremos mejor actitud para enfrentar los retos de la vida, después de haber dormido por lo menos 7 horas seguidas.
Es importantísimo descansar sobre un buen colchón, que te brinde soporte a tu cuello y espalda. Trata de no usar más de una almohada, ya que esto es perjudicial para tu cuello.
Puedes aumentar tu esperanza de vida y mejorar tu calidad de vida y la de tu familia cuando empiezas a cuidar tu salud.
¡No esperes a mañana, empieza hoy!
En Clínica Médica Familiar, estamos para ayudarte a mejorar tu salud y la de tus seres queridos.