La Pista

La respuesta que me dio era 100% correcta pero absolutamente inútil

Había un piloto volando una pequeña avioneta con un par de importantes ejecutivos a bordo. Cuando la avioneta, se disponía a aterrizar en el aeropuerto de Seattle, se vio envuelta en densa niebla con menos de 10 metros de visibilidad, cuando de pronto sus instrumentos se apagaron. Así que comenzó a volar en círculos buscando donde poder aterrizar. Después de una hora de hacer esto, el indicador de combustible comenzó a parpadear, y los pasajeros se comenzaron a poner nerviosos. Finalmente se abrió un pequeño resquicio de la niebla a través del cual se podía ver un edificio alto con únicamente una oficina con la luz prendida y en la cual se encontraba trabajando sólo una persona en el 5to piso.
El piloto se acerca al edificio, abre la ventanilla de la avioneta y le grita a la persona del edificio:
“¿Donde estoy?”.
Al oír esto, el trabajador del edificio le responde:
“Estás en una avioneta”.
Acto seguido el piloto cierra la ventanilla y ejecuta un giro de 275 grados para posteriormente realizar un perfecto aterrizaje en el aeropuerto localizado a 5 millas del edificio en cuestión.
En el momento en que el avión se detiene por completo, el motor para por falta de gasolina. Los pasajeros sorprendidos preguntan al piloto cómo logró realizar ese aterrizaje en medio de tan densa niebla.
“Es simple”, dice el piloto. “Hice al muchacho del edificio una pregunta simple, y la respuesta que me dio era 100% correcta pero absolutamente inútil, por consiguiente esa debía ser la oficina de soporte técnico de Microsoft, y yo sabía que el aeropuerto estaba a 5 millas de ahí”.