18 Años de Circulación Constante

Al llegar al aniversario número 18 echamos un vistazo al camino recorrido...

Por Martin Alcocer

Cumplir dieciocho años de estar en circulación es un acontecimiento para celebrar, pero también para agradecer al creador por su guía y toda su ayuda. Es una buena oportunidad para expresar nuestra gratitud al grupo de lectores por su preferencia y lealtad. Es la ocasión perfecta para darles las más infinitas gracias a los negocios e instituciones que de manera tan solidaria han patrocinado la circulación de El Semanal mediante el pago de publicidad, así como a todos aquellos negocios latinos que ha dedicado un espacio dentro de sus instalaciones para alojar la revista cada vez que sale a circulación.

Al llegar al aniversario número 18 echamos un vistazo al camino recorrido para traer a nuestra memoria los acontecimientos más sobresalientes. Desde las acaloradas discusiones que sostuvimos con el equipo de fundadores para definir el formato, el contenido, el enfoque y la estrategia, así como las prolongadas sesiones para revisar y evaluar los resultado con el propósito de redefinir el rumbo.

Muchas emociones, otras tantas decepciones, algunos sinsabores pero al fin y al cabo, fueron las satisfacciones por cada trabajo bien realizado lo que nos hizo seguir adelante. Las malas jugadas de la competencia sin duda nos afecto temporalmente, pero, eventualmente cayeron victimas de su propia maldad y quedaron atrás como parte de la historia, nada grata, pero cuenta y vale la pena recordar como un obstáculo superado.

Durante estos dieciocho años, hemos cumplido con nuestros anunciantes, llevando, cada catorce días, a 36 ciudades del norte del estado, las ofertas y promociones que sus negocios ofrecen a nuestra creciente comunidad hispana.

Hemos cumplido con nuestra comunidad, apoyando al deporte local; fútbol, boxeo, lucha libre, etc… También lo hemos hecho con los eventos comunitarios, artísticos, faranduleros, de información o servicio a cargo de organizaciones sin fines de lucro, así como los muy diversos festivales comunitarios. Y lo que más nos complace, es que hemos cumplido con el objetivo que nos trazamos desde al principio de este proyecto; Cumplir año tras año sirviendo de puente entre las instituciones y la comunidad, informando, entreteniendo y orientando, manteniéndonos siempre en el gusto y preferencia de esta pujante comunidad a la que orgullosamente pertenecemos.

Por eso, a dieciocho años de haber tomado este reto en tierras, en ese tiempo, desconocidas para nosotros, nos llena de satisfacción saber, que el trabajo que hemos dejado plasmado en 468 ediciones, ha sido bien recibido, apreciado y elevado a nivel de revista de colección.

Para sorpresa nuestra, cada vez son más las familias que se acercan a nuestra oficina o al puesto que ocupamos en alguno de los tantos festivales que patrocinamos, para saludarnos, charlar con nosotros respecto al contenido de la revista, aportarnos sus ideas y sugerencias, coincidiendo la mayoría de ellos en afirmar que, en un lugar especial de su hogar, guardan la colección de todas las revistas que El Semanal ha emitido desde su lanzamiento, el 14 de septiembre del 2001.

Muchos recuerdan cuando El Semanal salía a circulación cada viernes y nos dicen añorar esos tiempos, pero también entienden que la situación económica por la que atravesó el país en años recientes, ha provocado que se extienda a catorcenal la circulación de la revista.

Como director de El Semanal quiero aprovechar esta ocasión para reiterar mi agradecimiento a todos nuestros lectores que nos distinguen con su preferencia. A todos ustedes les digo “gracias” por mantenernos, a través de los años, en el primer lugar entre los medios impresos en español. También los invito a que continúen teniéndonos esa confianza de llamarnos, enviarnos cartas y correos electrónicos con las sugerencias, felicitaciones, críticas constructivas y aportaciones que ya son parte de nuestro diario vivir, pues gracias a todo ello nos mantenemos cumpliendo con ustedes, llevándoles el contenido que les gusta y que esperan en cada edición.

A nuestro grupo de anunciantes también les digo “gracias” por confiar en nosotros para dar a conocer las ofertas y promociones de los productos o servicios que ofrecen a nuestra comunidad. Muchos de ustedes han estado con nosotros por años debido, seguramente, a que nuestro basto número de lectores les favorece con su compra a manera de agradecimiento, por ser ustedes quienes pagan, al poner su anuncio, para que El Semanal continúe circulando y llegando a todos ellos de manera gratuita.

Al reducido pero muy selecto grupo de colaboradores que con su lealtad y profesionalismo me han apoyado en esta muy grata tarea les hago público mi agradecimiento y los invito a que continúen mostrando ese compromiso, ese celo y entrega que hace que nuestro trabajo sea bien apreciado por nuestros lectores.

Y finalmente, pero sin ser menos importante, agradezco a todos aquellos que dejados llevar por su egoísmo, envidia o frustración, han tratado de obstaculizar nuestro trabajo, menospreciándolo ante los demás, escondiendo o retirando nuestras revistas, calumniando, desdeñando o boicoteando de cualquier manera… Para ellos, también va mi agradecimiento. Pues gracias a esas piedras que nos han puesto en el camino, hemos aprendido a ser más ingeniosos, más fuertes, más solidarios; a estar más al pendiente de lo que hacemos y como lo hacemos, forzándonos a ser mejores cada vez, lo que ha beneficiado a nuestros anunciantes, a nuestros lectores y nosotros mismos.

A 18 años de que saliera a circulación por primera vez El Semanal en Utah, reconozco que todos ustedes en conjunto han hecho que El Semanal llegue al 2019 cumpliendo, cumpliendo con todos y cada uno de ustedes. ¡Enhorabuena!