Hablando de Salud Masculina

Por Clínica Médica Familiar

La impotencia sexual masculina o disfunción eréctil es la incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria.
La impotencia o disfunción eréctil es una enfermedad muy frecuente que puede afectar las relaciones de quien la padece con su pareja, con la familia, así como con el entorno laboral y social.
Existe una serie de factores de riesgo que pueden favorecer la impotencia o disfunción eréctil, entre ellas se encuentra: la diabetes, hipertensión arterial, consumo de tabaco y alcohol, niveles altos de colesterol, toma de determinados fármacos y depresión.
Aunque las posibilidades de padecer disfunción eréctil aumentan con la edad, no se trata de una consecuencia inevitable del envejecimiento, o en otras palabras, los varones no están condenados a padecer de este problema. Este problema que afecta a millones de hombres en todo el mundo, tiene solución y se puede prevenir.

Prevención
Se puede, por tanto, prevenir la aparición de disfunción eréctil adoptando unos hábitos de vida saludables desde la juventud, o modificando los que sean incorrectos. Algunas medidas que se pueden tomar son:
-Dejar de fumar
-No abusar del alcohol
-Hacer ejercicios
-Controlar el peso
-Consultar al médico

Diagnóstico y Tratamiento
Lo más importante es mantener una relación de confianza con su proveedor de salud, quien podrá hacer un diagnóstico de su condición e indicará un tratamiento para ella. Es importante recordar que la disfunción eréctil no sólo es un problema de salud sexual sino que, como veremos más adelante, también puede ser síntoma de otras enfermedades que aún no le hayan diagnosticado, como por ejemplo una enfermedad cardiovascular o metabólica.
Su proveedor de salud revisara su historial médico, ordenará pruebas exploratorias para determinar la causa del problema y diseñará un plan de tratamiento que puede incluir fármacos, una rutina de ejercicios, recomendaciones para bajar de peso, etc.
Nunca es recomendable auto-recetarse y la mayoría de productos caseros o “naturales” puede que no le ayuden en su caso particular. La mejor opción es consultar con su médico, aunque para muchos hombres es difícil de hablar sobre el tema. Recuerde que para su profesional del cuidado de salud, esto y todos los temas relacionados con la anatomía humana, son temas de uso diario y no se va a escandalizar. Por el contrario establecer una línea de comunicación franca y directa será como quitarse una carga de encima y podrá lograr resultados que aumentarán su autoestima y mejorarán las relaciones con su pareja.

- Advertisement -

Llame a Clínica Médica Familiar, al (888)399-0930 para recibir más información respecto a éste y otros temas de salud que le interesen, visite nuestra página web: www.clinicamedicafamiliarut.com, y hágase nuestro amigo en Facebook.
Consulte el anuncio de contraportada para aprovechar la promoción que tenemos para usted.