Cosas de Ancianos

2 amigos muy viejos

Don Chepe y don Jimmy son dos viejos muy amigos –aunque hay quien dice que más bien son “dos amigos muy viejos”- ya pensionados y miembros de la tercera edad, que desde hacía varios años se veían en el parque, cada mañana, para tomar su termo de café mientras alimentaban a las palomas con las migajas de su pan, a la vez que observaban a las ardillas y discutían los problemas del mundo, etc…, pero un buen día don Chepe no llegó al parque.

Don Jimmy no se preocupó mucho pensando que quizás había amanecido resfriado o que le había agarrado “Chole de la mano”. Pero después de una semana, don Jimmy realmente comenzó a mortificarse, pa´cabarla de amolar, ni siquiera sabía dónde vivía don Chepe, por lo que no podía ir a averiguar qué ocurría con su “carcamán” amigo.

Los días pasaron, don Jimmy religiosamente llegaba a ocupar su lugar en la banca de aquel parque pero, su apolillado cuate seguía brillando por su ausencia, hasta que finalmente, un mes después, al llegar don Jimmy al parque aquel se sorprende al mirar ahí sentado, en aquella desgastada banca, a su octogenario amigo.

Don Jimmy se alegró tanto de verlo que le dijo:
-Por lo que más quieras Chepe, dime ¿qué te pasó? ¿Por qué no habías venido todos estos días?-
Don Chepe le contestó:
“He estado en la cárcel.”
-¿En la cárcel?- replicó don Jimmy. -¿pero por qué? ¿Qué pasó?-
“Déjame te cuento”, dijo don Chepe, “¿te acuerdas de Danielita, la chi-chiquilla, masita, cuerpo de uva que trabaja de mesera en la cafetería donde acostumbro ir a lonchar?”
-Pero claro que la recuerdo-, exclamó con cierto tono de lujuria don Jimmy. –Con ese cu-cu-erpazo no hay manera de olvidarla. Pero dime, ¿qué pasa con ella?-
“Bueno pues resulta que un buen día me acusó de haberla violado y como tú comprenderás, a mis 87 y pico de años, yo estaba tan orgulloso que… cuando fui al juzgado, me declaré culpable.”

-¡Viejo tarugo! Replica don Jimmy, -¿Y a luego…?-
“Pues que el maldito Juez me condenó a 30 días de cárcel por mentiroso.”