La Prueba de la Bañera

A veces la vida tiene más opciones que las ofrecidas

Se dice que hubo un día en que el editor de la revista El Semanal visitó un hospital psiquiátrico, para escribir un reportaje del lugar. Al llegar fue recibido por el director, quien amablemente le dio un recorrido por todas las instalaciones, le presentó al personal en turno y a algunos de sus “huéspedes”, acto seguido fueron a sentarse a una salita para iniciar la sesión de preguntas y respuestas.

Don editor hizo todas las preguntas que creyó pertinentes para redactar una historia completa y para cerrar la entrevista le preguntó al director lo siguiente:
-¿Cuál es el criterio por el cual deciden quién necesita ser hospitalizado aquí?-

El director respondió:
“Nosotros llenamos una bañera con agua y le ofrecemos al paciente una Cuchara, un Vaso y un Balde y le pedimos que la vacíe. De acuerdo con la forma en que el candidato decida vaciarla, decidimos si lo hospitalizamos o no.”

-¡Ah! Ya entendí.- contestó el editor, y luego agregó:
-Una persona normal usaría el balde, que es más grande que el vaso y la cuchara.-

“¡No!” respondió el director.
“Una persona normal le quitaría el tapón del desagüe… ahora dígame, ¿qué prefiere usted? ¿Habitación particular o compartida?”

Moraleja:
A veces la vida tiene más opciones que las ofrecidas, basta con verlas.

Ahora dime la verdad …

Tú también escogiste el balde, ¿verdad?
Yo sabía que entre el grupo de lectores de El Semanal hay muchos que acompañarían al editor.