De Policías y Cumpleaños

La infidelidad está de locos....

En carretera
Un hombre va conduciendo por la carretera y de repente lo detiene un policía de caminos y le dice:
“Buenos días Señor, lo hemos estado vigilando desde que pasó el último pueblo, y hemos observado que respeta todas las normas de tránsito, se detiene en todos los semáforos, y conduce correctamente. La policía de caminos ha ofrece un premio al mejor conductor y en esta ocasión se lo vamos a entregar a usted.”
Con voz tímida el conductor responde:
-Debo confesarle oficial que yo no tengo licencia de conducir.-
Y enseguida agrega la esposa del conductor:
–No le haga caso, que está bebido.–
Y la suegra, quien iba en el asiento trasero, comenta:
—No, si ya sabía yo que con un coche robado, no íbamos a llegar muy lejos.—

Historia policiaca
Un policía ve a una chica a punto de saltar de un puente… Tan pronto como puede llega al lugar de los hechos y le pregunta:
-¿Qué diablos estás haciendo?-
“¡Voy a suicidarme!” responde la susodicha.
El policía piensa unos segundos y le dice:
-¿Me puedes dar un beso antes de saltar?-
Ella, no teniendo nada que perder, procede a darle un largo, apasionado y sabroso beso en la boca… El policía le dice algo extasiado le dice:
-Fue el mejor beso que me han dado en toda mi vida.- Y luego le pregunta:
-¿Puedes decirme por qué te quieres suicidar mi amor?-
“Porque mis padres… ¡no aceptan que me vista de mujer!

En el manicomio
Tres residentes de la casa de la risa se encontraban platicado:
-Mi mujer me engaña con un albañil.-
Le preguntan los otros:
“¿Como lo sabes?”
-Porque al llegar a casa me encuentro ladrillos y sacos de cemento debajo de la cama.-
Dice el segundo:
–Pues la mía me engaña con un carpintero.–
“¿Como lo sabes” Le preguntan los otros dos.
–Por que siempre me encuentro la sierra debajo de la cama.–
—Pues mi mujer me engaña con un caballo,— asegura el tercero.
“Eso si que es raro, ¿como lo sabes?” cuestionan los otros dos.
—Porque todas las noches me encuentro al jinete debajo de la cama.—

El regalo de cumpleaños
-Mi amor, ¿qué me vas a dar para mi cumpleaños?-
“¿Ves ese carro de allá?”
-Sí-
“Bueno pues, una licuadora del mismo color.”

-Amor, ¿qué me vas a regalar de cumpleaños?-
“Una lámpara maravillosa.”
-Para pedir tres deseos.-
“No, para que guardes tu mal genio.”