¿Disfrutas Ser Un Buen Anfitrión?

… ¡¡¡hemos vivido engañados!!!

Empecemos por conocer el origen de la palabra “anfitrión” y quizás después de conocer los hechos coincidas conmigo que… ¡¡¡hemos vivido engañados!!!

Resulta que la palabra: “anfitrión” tiene su origen en la mitología griega. Y es que Anfitrión era el nombre del marido de Almena, la madre de hércules.

Cuenta la mitología que mientras Anfitrión se encontraba ´jugándose el pellejo´(literalmente) en la guerra de Tebas, el Dios Zeus se acostaba con Almena, noche tras noche, tras lo cual, ella quedó embarazada.

- Advertisement -

Con el embarazo de Almena se creó un gran alboroto porque, evidentemente, Anfitrión dudó de la fidelidad de su esposa.

Al final todo fue aclarado por Zeus y entonces, Anfitrión se puso contento por ser el marido de una mujer escogida (y recogida, diría yo) por el Dios Zeus para tener sexo.

De aquellas noches de pasión nació el semidiós Hércules.

A partir de ese momento, el término “anfitrión” pasó a tener el sentido de:
“Aquél que recibe y comparte todo en su casa”.

Por lo tanto, anfitrión es sinónimo de cornudo tranquilo, resignado y feliz.

Resumiendo:
Cuando alguien te diga que eres un buen anfitrión, sospecha y ponte vigilante, investiga, indaga, no pierdas de vista a tu mujer, no vaya a ser que algún “Zeus” esté atendiéndola íntimamente y al rato… ¡andes tú feliz de la vida manteniendo hartos Herculitos!