Protégete Contra el Coronavirus

“Con estas medidas esperamos lograr lo mejor, pero nos preparamos para lo peor”.

Desde que inició el 2020 hemos estado escuchado noticias del Coronavirus y de cómo China, país en el que se originó, estaba lidiando con la enfermedad. Sin embargo, en días recientes el número de personas contagiadas ha aumentado drásticamente y los casos reportados fuera de China se ha multiplicado, así como la cantidad de países afectados por este virus.

Consecuentemente, el miércoles 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud informó en un comunicado, que debido a que en esos momentos ya había más de 118 mil casos registrado en 114 países, con un total de 4,291 personas que han perdido la vida, estaban clasificando al COVID-19, (como también se le conoce) como una pandemia, y aclararon:
“Pandemia: no es una palabra que deba utilizarse a la ligera o de forma imprudente. Es una palabra que, usada de forma inadecuada, puede provocar un miedo irracional o dar pie a la idea injustificada de que la lucha ha terminado, y causar como resultado sufrimientos y muertes innecesarias.

El hecho de describir la situación como una pandemia no cambia la evaluación de la OMS de la amenaza que representa este virus. No cambia lo que la OMS está haciendo, ni tampoco lo que los países deben hacer.

- Advertisement -

Nunca antes habíamos visto una pandemia generada por un coronavirus. Al mismo tiempo, nunca antes habíamos visto una pandemia que pudiera ser controlada.”

La OMS aseguró también que ha estado aplicando su máximo nivel de respuesta desde que se notificaron los primeros casos, y que cada día han hecho un llamamiento a los países para que adopten medidas urgentes y agresivas.

Reconoció con pesar que, en los días y semanas por venir, se estima que el número de casos, la cantidad de víctimas mortales y el grupo de países afectados va a continuar creciendo. Agregó que en la OMS se encuentran profundamente preocupados, tanto por los alarmantes niveles de propagación y gravedad, como por los decepcionantes niveles de inacción.

Posterior a la declaratoria de la OMS la Casa Blanca anunció algunas medidas y, un día después, el presidente declaró al país en estado de emergencia, debido a la propagación del coronavirus.

Localmente, el jueves 12 de marzo el gobernador Gary Herbert citó a los medios de comunicación a una conferencia de prensa, para dar a conocer el plan estatal diseñado para prevenir la propagación del coronavirus, asegurando que:

“Siempre es mejor llegar muy temprano que llegar demasiado tarde.”

En esa conferencia pidió que las reuniones grupales en Utah se limiten a no más de 100 personas, durante al menos las próximas dos semanas. Aclarando que el límite de reuniones era aplicable a iglesias, conferencias y conciertos, pero no a empresas.

Pidió a las escuelas superiores cambiar las clases en aulas por clases en línea y a los distritos escolares que dirigen la educación impartida en las escuelas de kínder a 12, les solicito ir preparando programas que permitan continuar con el curso de manera remota y que se mantengan en estrecha comunicación con los oficiales de salud locales, para proceder al cierre de sus escuelas cuando fuera necesario.

Recomendó, a las empresas que puedan, implementar sistemas de trabajo desde casa. A las personas mayores de 60 años les sugirió evitar al máximo participar en actividades que involucre a más de 20 personas y a la población en general la invitó a no caer víctimas del pánico y mantenerse en casa lo más que puedan, para evitar salir a exponerse a alguna ocasión de contagio.

Al terminar de leer sus recomendación el gobernador agrego: “Con estas medidas esperamos lograr lo mejor, pero nos preparamos para lo peor”.

Por su parte y en respuesta a las medidas anunciadas por el gobernador Herbert, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días anunció que celebraría su conferencia semianual, (de abril) a puerta cerrada, sin asistentes, pero que sería transmitida por radio y televisión para que sus miembros pudieran seguirla.

En otro comunicado, la misma Iglesia, informó que a partir de ese momento, y hasta nuevo aviso, quedaban suspendidas todas las actividades públicas como las conferencias de estaca, de liderazgo, los servicios públicos regulares como la de impartición de sacramento, etc. Recomendando echar mano de la tecnología para conducir la juntas de liderazgo esencial y demás.

El mismo jueves el Obispo Oscar Solis, de la Diócesis Católica de Salt Lake City, informó que en apego a las medidas anunciadas por el gobernador todas las Iglesias Católicas Romanas del estado dejarían de celebrar ritos de oración, de sacramentos y de formación religiosa, del 14 al 31 de marzo o hasta nuevo aviso. Sin embargo aclaró que las iglesias permanecerían abiertas para la oración individual de sus fieles.

La Legislatura de Utah informó ese mismo jueves, que planea asignar, a los departamentos de salud, alrededor de 24 millones de dólares, en un esfuerzo por tratar de prevenir la propagación del virus entre las personas mayores que son las más vulnerables.

Según el Departamento de Salud, para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus causa sólo síntomas leves o moderados, como fiebre y tos. Aunque para otros, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, incluida la neumonía y en menor escala hasta la muerte.

La Organización Mundial de la Salud, asegura que las personas con enfermedades leves se recuperan en aproximadamente dos semanas, mientras que aquellas con enfermedades más graves pueden tardar entre tres y seis semanas en recuperarse. En China, donde el virus explotó por primera vez, más de 80,000 personas han sido diagnosticadas y más de 61,000 se han recuperado hasta ahora.

De acuerdo al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC (por sus siglas en inglés), en la actualidad no existe una vacuna para prevenir la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus. Sin embargo, como recordatorio, los CDC siempre recomiendan medidas preventivas cotidianas para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades respiratorias. Estas medidas han sido incluidas en la sección SALUD de este sitio, consúltelas, póngalas en práctica y protéjase.