Familia Maravillosa

…viene de una familia ¡ma-ra-vi-llo-sa!

Murió el rabino de un pequeño pueblo, y después de algún tiempo su congregación decidió que la viuda debía de casarse de nuevo. Dado lo pequeño de aquel pueblo, el único candidato disponible era el carnicero.

Aunque muy renuente, porque estaba acostumbrada a vivir con un estudioso, la viuda aceptó.

Se celebró el matrimonio, y el viernes por la noche, después del baño ritual, el nuevo marido le dijo a la ex viuda:
“Mi madre siempre dijo que al comienzo de sábado es un precepto hacer sexo antes de ir a la sinagoga.”
…Y lo hicieron.

Cuando volvieron del servicio religioso, él le dijo:
“Según mi padre, es un precepto hacer sexo antes de cenar.”
…Y lo hicieron de nuevo.

Una vez en la cama supuestamente para dormir, él le dijo:
“Mi abuelo me dijo que siempre se debe hacer sexo en la noche del sábado.”
…Y lo hicieron otra vez.

Finalmente durmieron, pero al despertar, en la mañana del domingo, él le dijo:
“Mi tía dice que un judío religioso siempre empieza el Shabat teniendo sexo.”
…Y lo hicieron una vez más.

Ese domingo la ex viuda fue al mercado y se encontró con una amiga que le preguntó:
-¿Y qué tal tu nuevo marido?-

La ex viuda le contesta:
–Bueno, mira, un intelectual realmente no lo es, pero, …viene de una familia ¡ma-ra-vi-llo-sa!–