La Propuesta de Baiden para Reformar

la Ley de Inmigración

Por Sean Carpenter, Abogado de Wilner & O´Reilly

En su primer día como presidente de los Estados Unidos, Joe Biden envió al Congreso una propuesta de reforma migratoria calificada como “la más progresista” en la historia” de ese país.

El ambicioso plan, llamado U.S. Citizenship Act (Ley de Ciudadanía Estadounidense), no solo debe contar con el respaldo de la Cámara de Representantes sino que en el Senado requiere al menos 60 de 100 votos.

Aunque la iniciativa del 20 de enero no supone acciones inmediatas, es vista como un paso crucial e importante para regularizar el estatus migratorio de más de 10 millones de indocumentados en el país. Y un revés de 180 grados a las políticas migratorias implementadas por su predecesor, Donald Trump.

Varios legisladores de la oposición ya han expresado su inconformidad con la propuesta, que promete generar acalorados debates. A continuación te detallo dos de los aspectos principales de la propuesta de ley:

Un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados
Bajo la legislación, aquellos sin estatus legal que residen en EE.UU. desde antes del 1 de enero de 2021 podrían solicitar una residencia temporal que podría volverse permanente (también conocida como green card) al cabo de cinco años. Tres años después de haber obtenido la residencia permanente, calificarían para iniciar el proceso de ciudadanía estadounidense, quien así lo deseé.

Los solicitantes deberán ser sometidos a chequeos de antecedentes penales, pagar sus impuestos, cubrir las cuotas de los trámites y completar otros requerimientos básicos.

Reglas especiales para los ‘dreamers’ y otras comunidades
A diferencia de los arriba mencionados, los beneficiarios del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), los incluidos dentro del programa de estatus de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés) y trabajadores agrícolas “que cumplan requisitos específicos” inmediatamente calificarían para la residencia permanente. Y al cabo de tres años, podrían también solicitar la naturalización.

Los beneficiarios de DACA, también llamados dreamers, son alrededor de 700.000 jóvenes, más del 75% de ellos mexicanos, que llegaron a EE.UU. cuando eran niños.

El pasado mes de junio, la Corte Suprema de Estados Unidos falló a favor de proteger de la deportación a los jóvenes luego de que el expresidente Donald Trump rescindiera el programa en 2017.

Estas no son ideas nuevas, sino una realidad. La nueva administración está proponiendo un programa de legalización para quienes estén en el país previo al 1 de enero de este año. Sin duda que es algo grande y más directo comparado con iniciativas que hemos visto en el pasado. Sin embargo, como ya dije al comienzo, conseguir que esta propuesta se convierta en ley va tomar su tiempo y va a producir acalorados debates. Por eso, mi recomendación es que, si califica para ajustar su estatus o cree tener alguna posibilidad de legalizar su situación, ¡NO ESPERE MÁS! Llame ahora mismo al 801-594-9999 y solicite una consulta GRATIS, para que uno de nuestros abogados le ayude a revisar su situación.

Recuerde que los abogados de Wilner & O’Reilly cuentan con años de experiencia dedicados a la ley de inmigración. Contamos con exfuncionarios de inmigración y especialistas certificados por la junta de inmigración por eso ofrecemos una amplia experiencia y conocimiento para ayudarle incluso con los casos de inmigración más complicados.