¿Por Qué Celebramos el Día del Niño?

El Día del Niño es un festejo mundial que se celebra en fechas diferentes en cada país

Por Martin Alcocer

El Día del Niño fue creado para conmemorar a todas las víctimas infantiles que dejó la Primera Guerra Mundial. En 1924, la Liga de las Naciones ratificó la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños, que tenía como objetivo garantizar la protección de los pequeños.

El Día del Niño es una fecha en la que se visibiliza la necesidad de un sano desarrollo de la infancia y, además, el Día del Niño tiene como objetivo principal sensibilizar a los padres y al resto de la sociedad, sobre los derechos y protecciones con que gozan los niños en el mundo.

El niño, nos alegra la existencia, nos llena la vida de ternura, nos da esperanzas y nos acompaña día a día, por eso, aunque de los 365 días del año, solo uno está dedicado a festejarlo, en los otros 364 días y cuarto que le restan al año debemos, todos los adultos, procurar mantenerlos a salvo de tantos peligros que asechan hoy en día a la humanidad.

A los adultos nos toca, prepararlos para el camino que les corresponderá caminar, por su propia cuenta, en un futuro no lejano. Con nuestro ejemplo y con nuestras enseñanzas, debemos guiarlos para que, en su momento, tomen las mejores decisiones.

Por eso, debemos ser muy cautelosos de lo que hacemos, lo que decimos, lo que les pedimos hacer o decir; lo que les permitimos y lo que les prohibimos hacer, pues con esas acciones los estamos programando. Tomemos en cuenta que el niño puede no retener en su memoria todo lo que le decimos, pero sí imita muy bien casi todo lo que hacemos enfrente de ellos.

Los niños, son el espejo de los adultos con quienes conviven. Los padres, los hermanos y primos mayores, los tíos, los maestros, y hasta los vecinos; la gente con la que más pasan su tiempo; son el ejemplo a seguir para ellos. Tal cual lo reza el viejo y sabio refrán: “El que con lobos anda a aullar se enseña”.

Quienes vivimos nuestra infancia con muchas carencias y deseando tener tantas cosas que nuestros padres no podían comprarnos, muchas veces caemos en el error de proveerles a nuestros hijos todo los que nos piden; ropa, juguetes, comida, viajes, fiestas, etc… Aunque para ello debamos trabajar 60, 70 y hasta 80 horas a la semana, privándolos a ellos de nuestra compañía y delegándole a “alguien más” la importante labor de educarlos.

Con la finalidad de que nuestros hijos no tengan carencias materiales, como nosotros las tuvimos, los estamos privando de nuestra presencia, cuando justamente la compañía de los padres es lo más valioso para los niños, ya que no hay nadie mejor que los padres para guiar las vidas de sus hijos de la mejor manera.

Solamente los padres, con sus consejos y ejemplo de vida pueden preparar a los hijos para su vida futura, como lo dice otro conocido refrán: “Sólo al ojo del amo engorda el caballo”.

En vísperas de la celebración del Día del Niño quiero invitar a los padres de familia, a que les den la oportunidad a sus hijos, de disfrutar de su compañía lo más posible, y que se involucren tanto como puedan en sus estudios y actividades deportivas, que cuiden su alimentación, su higiene y que con mucha táctica les ayuden a seleccionar a las amistades con las que conviven.

Padres, no tengan miedo de decirles que no a sus hijos, a algo que les podría perjudicar o poner en riesgo. Denles la oportunidad de también desear algunas cosas para que, al igual que ustedes, sientan deseos y para que esos deseos les permita soñar y trabajar para alcanzar sus sueños. No les nieguen la oportunidad de trabajar para tener sus propios logros, pues el verdadero éxito en la vida no se alcanza por tener unos padres que te compren todo, sino por tener sueños y trabajar arduamente para alcanzarlos, mediante un plan que involucre la preparación, las metas y la persistencia.

El Día del Niño es un festejo mundial que se celebra en fechas diferentes en cada país. Nosotros quisimos dedicar esta edición porque se aproxima la fecha en que en México se festeja a los niños, debido a que la comunidad de origen mexicanos es la más numerosa en este estado, pero además les incluimos las fechas en que el resto de los países hispano-hablantes celebran a la niñez.

Argentina, Chile, Perú y Uruguay: Tercer domingo de agosto.
Bolivia: 12 de abril.
Brasil: 12 de octubre.
Colombia: Último sábado de abril.
Costa Rica: el 9 de septiembre.
Cuba, Panamá y Venezuela: Tercer domingo de julio.
Ecuador y Nicaragua: el 1º de junio.
El Salvador y Guatemala: 1º de octubre.
España: En Madrid se festeja el segundo domingo de mayo, en el resto del país, el 15 de abril.
Estados Unidos: Segundo domingo de junio.
Honduras: 10 de septiembre.
México: 30 de abril.
Paraguay: 16 de agosto.
Puerto Rico: 2º domingo de agosto.
República Dominicana: 29 de septiembre.

No importa tanto la fecha sino su significado. Debemos recordar, siempre, que los niños tienen derecho a una vida digna y feliz.

¡Feliz día del niño a todos los niños en cualquier parte del mundo!