No Vacunarse es Poner en Riesgo

su Salud y la de sus Seres Queridos

Por Martin Alcocer

El COVID-19 puede sacarte de tu rutina diaria por dos, tres semanas o más; aislándote en tu casa, postrado en la cama de un hospital, en la sala de cuidados intensivos y hasta llevarte a la tumba. Algunos de los que han logrado recuperarse, ahora viven con secuelas que afectan uno o varios de sus órganos, por eso, no vacunarse es realmente una necedad, es correr un riesgo innecesario.

Expertos en salud pública advierten que, con la relajación de las medidas sanitarias, aumentan las posibilidades de una nueva oleada de contagios. Por eso, las autoridades animan a la población a que acudan a vacunarse lo antes posible y agregan:

- Advertisement -

“No hay excusa válida para no vacunarse. Las vacunas son seguras, están disponibles, son GRATIS y ahora ya NO es necesario hacer cita, solamente presentarse con un documento válido de identificación como licencia, pasaporte o matricula consular.

Sin embargo, resulta lamentable y mortificante ver que las vacunas ya se encuentran disponibles en varios puntos, cercanos a la población, pero, hay personas que se muestran renuentes o en contra de ellas.

Desde el inicio de la pandemia y ante la urgencia, la comunidad científica se puso a trabajar en busca de vacunas, que se han obtenido en tiempo récord, para que ahora haya algunas personas que digan: “No, que es muy rápido, que no sabemos si fiarnos”.

Es una verdadera pena que haya gente que no valore el trabajo que ha hecho la comunidad científica, a toda prisa, pero con todos los cuidados, para proteger la salud de la población.

Se debe tomar en cuenta que la declaración de estado de emergencia emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) facilitó muchísimo el proceso y eliminó las trabas que normalmente hay. Eso no quiere decir que se salten pasos, sino que se pudieron acelerar los tiempos.

Además, las vacunas de Pfizer-BioNTech y de Moderna se basan en ARN mensajero sintético, que se puede sintetizar muy rápidamente. Cuando se supo la secuencia se tardaron menos de tres meses, el resto del tiempo fue de pruebas y observación, hasta que demostrada la efectividad lograron su aprobación.

Estas vacunas, ya disponibles, protegen de la enfermedad severa. Son seguras. Desde que se comenzaron a aplicar se ha dado seguimiento muy de cerca a las reacciones y efectos secundarios, que son muy escasos, casi insignificantes, lo que demuestra que son seguras. Y si se toma en cuenta las secuelas que deja el COVID-19 en la gente, lo mal que afecta todos los órganos…. Realmente, resulta ser un riesgo innecesario no vacunarse. Una osadía que pone en peligro la salud personal y la de los demás.