De Desempleado a Vendedor Estrella

“Bueno, no, no fue tan así. En realidad..."

Érase una vez un hombre que, como tanta gente, perdió su empleo a consecuencias del COVID-19. Siendo cabeza de una familia números y sin tener posibilidades de vivir del cheque del gobierno, como algunos otros, se pone a buscar empleo, de lo que sea. En esas andaba cuando llega a un súper almacén, de esos que venden de todo. A la pura entrada se encuentra un letrero que decía: “Now Hiring”.

Ni tardo ni perezoso se dirige de inmediato al área de contrataciones de personal donde se entrevista con el gerente de recursos humanos y éste le pregunta:
-¿Tienes alguna experiencia en Ventas?-
“Sí, trabajé un tiempo en el swap-meet vendiendo ropa.”

Al gerente, le cae en gracia el tipo y lo contrata.
-Empezarás mañana, llega puntual y bien presentable. A la hora del cierre te vengo a ver para saber cómo te fue.-

El primer día de trabajo fue duro. Al finalizar el día, el gerente de recursos humanos baja y le pregunta:
-¿Cuántas ventas hiciste hoy?-
“Una.”
-¿Una sola?- cuestiona el gerente y agrega un poco decepcionado:
-En promedio, nuestros vendedores hacen entre 25 y 30 ventas al día. Pero dime, ¿de cuánto fue la venta?-
“De 180 mil dólares.”
– ¿Cuánto dices? ¿180 mil dólares? ¿Estás seguro?-
“¡Ofcourse que yes, mister.”
-Pues… ¿qué le vendiste?-
“Primero le vendí un anzuelo chico. Después le vendí un anzuelo mediano, luego uno grande. Enseguida le vendí una caña de pescar automatizada. Antes de cerrar la cuenta le pregunté a dónde planeaba ir a pescar, y me dijo que al Strawberry Lake. Así es que le dije que iba a necesitar un bote y lo llevé a la sección de botes. Una vez ahí le vendí una lancha fenomenal, con motor Mercury doble, fuera de borda. Pero, como lo miré dudoso, le pregunté si se le ofrecía algo más, a lo que me dijo que tal vez su Nissan no iba a poder jalar semejante peso del bote. Así es que lo llevé a la sección de autos y le vendí una Chevy Silverado 4X4, doble rodada, Heavy Duty.”

El jefe visiblemente impresionado por las aptitudes del Latino Dude, le pregunta:
-Así que el tipo venía sólo a comprar un anzuelo y tú terminaste vendiéndole una lancha y una Chevy 4×4 Heavy Duty?-

A lo que el novato responde:
“Bueno, no, no fue tan así. En realidad, el tipo llegó a comprar unos tampones para su señora y yo le dije:
Mi estimado, ya que no habrá acción en su casa este fin de semana… ¿Por qué no se va de pesca? y ahí fue donde comencé con las ventas.”