La Variante Delta del COVID-19

la que está dañando a los que aún no se han vacunado

Por Javier Espinoza

Es muy contagiosa y está ganando terreno en todo el mundo. En Estados Unidos, donde los casos y muertes por COVID-19 van bajando, hay preocupación por las personas que no se han vacunado.

La variante súper contagiosa del coronavirus llamada Delta es ahora responsable de uno de cada cinco casos de COVID-19 en Estados Unidos, y su prevalencia se duplicó en las dos últimas semanas, informan las autoridades de la salud federal.

Esta mutación fue identificada por primera vez en la India, la Delta es una de las “variantes preocupantes” designadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). En muy poco tiempo ya se ha extendido por la India, Reino Unido y desde hace algunas semanas se ha estado propagando también en nuestro país.

Su aparición en Estados Unidos no es sorprendente. Y con el aumento de las vacunaciones y el descenso del número de casos de COVID-19, no está claro cuántos problemas causará aquí. Sin embargo, su rápido avance ha suscitado la preocupación de que pueda poner en peligro los avances del país en la lucha contra la pandemia.

“La variante Delta es actualmente la mayor amenaza en Estados Unidos para nuestro intento de eliminar la COVID-19”, dijo en la reunión del martes el doctor Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas del país. La buena noticia, dijo, es que las vacunas autorizadas en Estados Unidos funcionan contra la variante. “Tenemos las herramientas”, dijo. “Así que usémoslas y aplastemos el brote”.

Se cree que Delta, antes conocida como B.1.617.2, es la variante más transmisible hasta el momento, y que se propaga más fácilmente que la cepa original del virus y que la variante Alpha, identificada por primera vez en Reino Unido. Las estadísticas revelan que las personas infectadas por la variante Delta tienen aproximadamente el doble de probabilidades de ser hospitalizadas que las infectadas por la variante Alfa.

En conclusión, Las personas que ya han sido vacunadas completamente pueden estar tranquilas, ya que, según las autoridades de salud, las vacunas que se aplican en los Estados Unidos protegen a la población de esta variante, sin embargo, aquéllos que NO ESTÁN VACUNADOS son los que están en riesgo de contagio y de padecer síntomas severos que puedan mandarlos al hospital e incluso hasta el panteón.