2 Décadas de Circulación Constante

A lo largo de estos 20 años

Por Martin Alcocer

Cumplir un año más de existencia es cosa relativamente fácil y se puede dar de manera natural, sólo hay que dejar correr el tiempo. Sin embargo, celebrar dos décadas de circulación constante, cumpliendo con nuestro grupo de anunciantes, cumpliéndole a nuestros lectores y comunidad en general, no es algo fácil de lograr.

Como medio de comunicación impreso del norte del estado de Utah, desde el 2001, el trayecto para llegar al 2021 ha estado lleno baches, zancadillas, tempestades y emboscadas… Además de bellos momentos y grandes satisfacciones. Pero nuestro objetivo siempre ha sido claro y nuestra brújula nos ha sabido guiar por buen camino.

Desde antes de poner nuestra primera edición en circulación, nos propusimos servir a nuestra creciente comunidad hispana, asumiendo la función del puente que enlaza a las empresas e instituciones con la comunidad de habla hispana. Promoviendo los productos y servicios que ofrecen los comercios, instituciones y oficinas gubernamentales a nuestra población. Haciéndolo totalmente en español, con lenguaje sencillo, de manera concreta y directa.

Desde entonces definimos el contenido de nuestra revista, trazándonos como objetivo que fuera interesante, ilustrativo, ameno, reflexivo, entretenido, con su toque pícaro y divertido. Por eso desde sus inicios, El Semanal se caracterizó por ser un medio, irreverente, atrevido, relajado, fresco, pero a su vez interesante, informativo y comunitario.

A lo largo de estos 20 años de circulación constante, hemos hecho ajustes a nuestro contenido, orientándolo de acuerdo al gusto de nuestros lectores, que tan amablemente nos hacen llegar sus comentarios y sugerencias.

También hemos agregado temas acordes a los productos o servicios de nuestros anunciantes y hemos dado la bienvenida a expertos en temas de salud, inmigración, impuesto, asuntos legales, de inversión y más, que, en su momento, han mantenido bien orientada a nuestra comunidad.

Esa variedad de tópicos le ha dado una personalidad única a El Semanal, por eso la gran mayoría son lectores asiduos, que disfrutan la lectura y que esperan ansiosos por la siguiente edición. El contenido de El Semanal se ha convertido en la formula adictiva que no solamente mantiene cautivos a sus lectores pero que además se hace de nuevos adictos a leer sus páginas y descubrir, cada catorce días, las novedades que sólo El Semanal sabe ofrecerles, con el muy peculiar estilo desenfadado y amigable.

Debido a las cualidades antes enumeradas es que El Semanal, hoy por hoy, llega a su Vigésimo Aniversario y aunque el camino no ha sido fácil, su consolidación como líder de las publicaciones en español sigue siendo inminente e indiscutible, aunque lamentable, ya que en el camino se han quedado otros tantos medios que, en su momento, complementaron la tarea de informar en español, desde su formato y perspectiva.

Y aunque pareciera que fue apenas ayer cuando emprendimos el recorrido, los hechos registrados a lo largo de los últimos veinte años, hoy ya son historia, con protagonistas y “hartos” antagónicos que, por sus acciones, destacan en mayor o menor escala, pero, al fin y al cabo, ahora ya son historia.

Y aunque es grato recordar el pasado y agradecer al Creador por todo lo vivido y las enseñanzas que nos ha permitido adquirir, lo nuestro es siempre mirar hacia adelante, planear y poner en practica los proyectos, sin hacer caso a las “distracciones”. Eso hemos hecho y es lo que hacemos ahora que lo digital gana terreno a lo impreso. Por eso trabajamos en adaptarnos a la demanda de nuestro mercado y pronto, la nueva faceta de El Semanal será revelada y puesta en marcha, esperando sirva debidamente a nuestra comunidad.

Antes de concluir, me permito expresar públicamente mi agradecimiento: a los que han integrado el equipo de redacción, distribución, diseño gráfico, administración y venta de publicidad de El Semanal Magazine, -los que han colaborado y los que continúan haciéndolo- por su dedicación y lealtad; a los Anunciantes que han confiado en esta publicación y que con su inversión en publicidad han patrocinado la circulación de la revista, Muchísimas Gracias; y a todos nuestros Lectores, por la simpatía, lealtad y preferencia con que nos han distinguido, edición tras edición, año tras año, mi más profundo agradecimiento. Gracias a Dios y a todos ustedes por permitirnos y ayudarnos a cumplir Dos Décadas de Circulación Constante.