Día de Acción de Gracias en Familia

...justo en la víspera del Thanksgiving Day

Un hombre ya mayor que vive solo con su esposa, en la ciudad de West Valley, llama a su hijo en Nueva York y le dice:

“Odio decirte esto, justo en la víspera del Thanksgiving Day, pero tengo que informarte que tu madre y yo nos vamos a divorciar, cuatro años de miseria a su lado es suficiente.”

-Querrás decir cuarenta, Pop,- le contesta el hijo, y agrega:
-Pero… ¿de qué hablas? Explícame con calma, por favor.-

“No puedo soportar más tiempo al lado de tu madre”, dice el viejo. “Estamos hartos el uno del otro, y yo estoy hasta el copete de hablar de esto, así que, llama a tu hermana en Chicago y cuéntale”.

Acto seguido el octogenario cuelga el teléfono y se queda ahí sentado viendo el reloj.

El hijo frenético, le llama a su hermana, quién tan pronto escucha la noticia explota y dice:
–Como diablos se van a divorciar. Yo me encargaré de esto.–

“Ella llama a Utah de inmediato, y le grita a su viejo padre:
–Ustedes no se van a divorciar. No hagan una sola cosa hasta que yo llegue. Voy a llamar a mi hermano, y vamos a estar allá con ustedes mañana. Hasta entonces, no hagan nada. ¿Me has escuchado?– y cuelga.

El hombre de la tercera edad cuelga el teléfono y, esta vez, se va tranquilamente al patio trasero a buscar a su esposa. Una vez al lado de ella le dice:

“Quédate tranquila mujer, por que mañana sí nos acompañarán tus hijos a celebrar el día de Acción de Gracias, y se pagarán su propio pasaje.”